el fiscal 67 de la Unidad de Derechos Humanos de bucaramanga y tres exparamilitares le ofrecieron $100 millones a cambió de que culpara a miembros del Gaula del Ejército y a un comerciante de la región de haber sido los autores del asesinato de dos ‘paras’ en 2002.

El arrepentimiento de un falso testigo

El arrepentimiento de un falso testigo

Edinson Sanmiguel aseguró que un fiscal de la Unidad de Derechos Humanos y tres exparamilitares le ofrecieron $100 millones a cambió de culpar a miembros del Gaula del Ejército.
Mientras la Fiscalía sigue en el ojo del huracán por los supuestos falsos testigos que han interferido en una buena cantidad de investigaciones penales, El Espectador conoció el caso de un exintegrante del Bloque Central Bolívar que radicó a finales de septiembre pasado, en el despacho del fiscal general Eduardo Montealegre, una denuncia por soborno y amenazas a testigos. Se trata de Edinson Sanmiguel, un hombre actualmente recluído en la cárcel Berlín en Socorro (Santander), quien aseguró que el fiscal 67 de la Unidad de Derechos Humanos y tres exparamilitares le ofrecieron $100 millones a cambió de que culpara a miembros del Gaula del Ejército y a un comerciante de la región de haber sido los autores del asesinato de dos ‘paras’ en 2002.
Según relató Sanmiguel a la Fiscalía, los hombres que lo amenazaron son Alejandro Mateus Acero, alias ‘Rodrigo’, comandante del Frente Comunero Cacique Guanenta de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC); Hernán Darío Rojas Rangel, alias ‘El Flaco’; y Mauricio Marín. En la denuncia de nueve páginas, Sanmiguel indicó que el asunto empezó por unos hechos que tuvieron lugar el 28 de noviembre de 2002, cuando al parecer Sanmiguel, en compañía de Mauricio Marín, Daniel Muñoz Cristancho y Marco Alba Castellanos, fue a cobrar una extorsión a la finca de un hombre llamado Teódulo Hernández. La propiedad estaba ubicada sobre la vía que conduce a Socorro. Según la última versión de Sanmiguel, en esa diligencia fueron interceptados por el Gaula del Ejército y en medio del combate murieron Muñoz Cristancho y Alba Castellanos, sin embargo, Marín y él lograron escapar.
Pero nueve años después, el testimonio que entregaron en Justicia y Paz ‘Rodrigo’, ‘El Flaco’ y Marín sobre estos acontecimientos fue totalmente diferente. Según los exparamilitares lo que sucedió fue que Sanmiguel se había aliado con los miembros del Gaula del Ejército y el comerciante Camilo Eduardo Gómez Mantilla para engañar y llevar hasta la finca donde ocurrieron los hechos a Muñoz, Castellanos y Marín para que fueran asesinados. Edinson Sanmiguel aseguró que después de que los hombres dieron sus declaraciones a la justicia, él fue citado en febrero de 2012 a la cárcel Modelo de Bucaramanga por su excomandante ‘Rodrigo’, quien le hizo un ofrecimiento de $100 millones a cambio de que diera la misma versión de ellos y que de no hacerlo su familia pagaría las consecuencias.
Sanmiguel señaló que después de estos hechos acudió a la Personería de San Gil (Santander) e instauró el 15 de marzo de 2012 una queja por las amenazas que estaba recibiendo. Asimismo, indicó que al no tener una respuesta de este organismo fue ante la Fiscalía de ese mismo municipio y puso una denuncia penal contra estas personas el 5 de junio de 2012. Sin embargo, Edinson Sanmiguel manifestó que al ver que no sucedía nada, sucumbió ante las presiones del fiscal y los exparamilateres y que por temor cambió su versión. En esa oportunidad dijo que se había reunido con oficiales del Gaula del Ejército y el comerciante Gómez Mantilla para elaborar un plan para acabar con la vida de sus compañeros.
Fue entonces que su primer abogado renunció a continuar defendiéndolo por no estar de acuerdo con lo que estaba sucediendo. También aseveró que fue llamado a realizar un reconocimiento fotográfico y que el asesor del fiscal le había dicho que tenía que señalar al único hombre que tenía prendas oscuras, “ya que el resto estaban vestidos con prendas de color claro, lo cual era muy fácil y evidente (…) Pero todo cambió cuando el fiscal 67 no me cumplió (le había ofrecido a cambio su libertad) y por eso quiero denunciar y poner en conocimientos las infamias de las cuales he sido objeto (…)”, se lee en la denuncia interpuesta. Sanmiguel aseguró que todo cambió el 25 de enero de 2013, día en que supuestamente se iba a acoger a sentencia anticipada.
Antes de llegar a esa audiencia Edinson Sanmiguel le contó todo lo sucedido a su nueva abogada Diana Puche, quien lo asesoró y le propuso que se retractara de todo lo que había dicho. “Me sentí engañado y asaltado en mi ignorancia (…) como todo ser humano he tenido equivocaciones que me han llevado a estar en la ilegalidad (…) pero una cosa es que yo acepte haber pertenecido a una organización al margen de la ley como las AUC y otra muy diferente que yo tenga que aceptar que estaba concertado con unos miembros del Ejército y un comerciante honesto de la región para cometer homicidios”, puntualizó Sanmiguel.
El caso es que la denuncia fue radicada el pasado 25 de septiembre en el despacho del fiscal general, Eduardo Montealegre. Asimismo, estos hechos fueron puestos en conocimiento de la Procuraduría el 28 de enero de este año. Hasta el momento se adelantaron las investigaciones para determinar quién tiene la razón y quien dice la verdad, si el fiscal 67 y tres exparamilitares o Edinson Sanmiguel
  • 139